Mes de la concienciación de la salud mental: experiencias del equipo de NZXT

A medida que encaramos la segunda semana del mes de la concienciación de la salud mental, todo el equipo de NZXT hemos estado compartiendo entre nosotros nuestras experiencias y desafíos individuales. Definitivamente la pandemia ha sido un reto para todos, sumando problemas y ansiedad al estrés habitual al que nos enfrentamos a diario.

En NZXT todos hemos sido muy abiertos y hemos compartido nuestras experiencias, hablando sobre las decisiones que hemos tomado de forma individual para hacer frente a todo esto. Pensamos que podría ser útil compartirlo con todos vosotros. Tened en cuenta que lo que vais a leer a continuación son historias personales, mecanismos de afrontamiento por parte de nuestros empleados, no son recomendaciones. Tan solo queremos romper el estigma que a menudo viene asociado a los problemas de salud mental y hablar sobre nuestras luchas y las formas que tenemos de afrontarlas, pero nada de esto sustituye al consejo médico. Buscar apoyo, ver a un terapeuta y no tener miedo a cuidar vuestra salud mental será siempre el primer paso.

Si necesitas ayuda urgente puedes llamar al Teléfono de la Esperanza o a emergencias en el 112.

Andy, Mánager Adjunto de Relaciones Públicas: meditación

He escuchado a mucha gente hablar sobre los beneficios de la meditación, como ayudar con el estrés, la ansiedad y la depresión. Durante mis primeros intentos, cuando intentaba meditar, simplemente me quedaba ahí sentado. Esperaba que ocurriese alguna epifanía, que todos los problemas desapareciesen mágicamente.

Hasta que escuché un anuncio de una aplicación para meditar no decidí intentarlo de nuevo. Quise descargarla, simplemente para probarla porque tenía curiosidad por saber cómo funcionaba, y fue una de las mejores decisiones que he tomado. Usándola a diario, la aplicación me ha guiado en la meditación: qué debo y qué no debo hacer, me ha dado una idea de cómo procesar mis emociones y me ha ayudado a tener un poco de perspectiva de mi vida.

La meditación es una práctica que recomiendo encarecidamente a cualquier persona porque es una forma muy sencilla de concentrarse en tu salud mental. Sin embargo, requiere trabajo para poder aprovechar sus beneficios. No resolverá todos tus problemas, pero a mi me ha ayudado a llevar una vida más tranquila y me ha dado las herramientas para manejar mejor cualquier situación difícil que se me presenta.

Hope, Especialista en Atención al Cliente II: videojuegos

Experimentar el TOC “perfecto” se siente como si tuvieses una voz persistente dentro de tu cabeza repitiendo patrones y números. “¿Tocaste el interruptor de la luz 5 veces en grupos de 4? El mensaje que enviaste no hace mucho no creo que esté bien, vuelve y edita la frase 3 veces más para mejorarla ¿Le dijiste 3 veces a tu jefe que lamentabas el pequeño inconveniente que has causado? Te van a despedir si no lo haces”. El nombre de TOC “perfecto” es increíblemente irónico ya que nunca nada lo siento como “perfecto”.

Buscar un mecanismo de afrontamiento que me ayude a controlar este trastorno ha sido un desafío personal para mí. He intentado la lectura, la meditación y la terapia entre otros métodos. Pero nada me ha ayudado a sobrellevar la situación mejor que los videojuegos.

Nada superará la sensación personal de preparar una taza de café con chocolate y menta, con leche de avellana y crema batida, una manta calentita y un videojuego en el que puedo controlar la totalidad de mi experiencia de juego. Luchar contra el TOC “perfecto” me provoca sentirme incompleta constantemente y que tengo una ausencia de jurisdicción sobre mi propio ser. Juegos como Minecraft, Animal Crossing y Los Sims me han ayudado a superar mis noches más desafiantes. Estos juegos me ofrecen la capacidad de controlar el entorno en el que me enfoco y la organización del mismo, lo que habitualmente me provoca una sensación de satisfacción. Si bien el TOC siempre puede representar un desafío para mi vida diaria, estoy increíblemente agradecida a los videojuegos y cómo me ayudan a superar mi trastorno.

Rosa, Mánager de Relaciones Públicas y Marketing (Iberia): psicólogos

Creo que sigue existiendo mucho prejuicio con esto de ir al psicólogo cuando debería ser algo tan natural como cuando te duele la espalda o te tuerces un tobillo y acudes al médico y/o al fisioterapeuta.

Decidí empezar a ir al psicólogo en uno de los momentos más felices de mi vida: estoy satisfecha con mi situación actual, mi trabajo y mi familia son increíbles, y tengo mucha suerte. Y eso que NO es necesario estar mal para ir al psicólogo, al igual que no pasa nada si no estás bien y lo necesitas: es SALUDABLE.

Sacar un recuerdo desagradable de tu pasado, una situación que te genera ansiedad, rabia o tristeza, y trabajarla con tu psicólogo es una experiencia alucinante: ser capaz de contemplar ese momento, que previamente te provocaba sensaciones tan desagradables, y verlo de una forma totalmente diferente es una experiencia increíble. Y, por supuesto, no todo es fácil ni va a ser de color de rosa, pero aceptarnos a nosotros mismos, a nuestra historia, y contentarnos con ella es un tesoro. Algo que te ayude a conseguir esto no puede estar mal. No tengas miedo: cuídate, habla con tus amigos y familiares y busca ayuda profesional. Puede cambiarte la vida. 💜

____

Esperamos que la lectura de estas historias personales te haya animado a compartir más abiertamente la tuya con las personas que te rodean. Sabemos que vivimos tiempos difíciles, así que es muy importante que cada uno de nosotros sea capaz de pedir ayuda sin miedo y apoyarnos los unos a los otros. Cuidaros.